top of page

Bomberos en alerta por designación de cuestionado comandante

Foráneo teniente brigadier Peter Meza Alcocer es señalado por su antecesor, capitán José Pretell Paredes, de no cumplir los requisitos para asumir la conducción de más de 220 miembros de rojo en Ucayali. Rosario de cuestionamientos acompañan a Meza, exdirector de Turismo de Dircetur en gaseosa gestión, quien fue copiloto en escandaloso viaje de excomandante Lliuya, retirado del cargo por no respetar cuarentena COVID-19.


Escribe: Hugo Enrique Alejos

Pretell Paredes se despide y dispara por última vez. | LVU


El 24 de enero mediante Resolución de Comandancia General, se encargó al teniente brigadier Peter Pool Meza Alcocer la comandancia departamental de Ucayali, con cuatro compañías a su cargo (Campoverde, Atalaya, Yarinacocha y Pucallpa), sin embargo, la noticia no ha sido bien recibida entre los hombres de rojo, quienes han señalado “off the récord” su descontento con el nombramiento de un oficial duramente cuestionado. Quien sí ha dado la cara y puesto en evidencia la carente idoneidad de Meza para el cargo ha sido el saliente comandante, capitán CBP José Pretell Paredes. “No me juego nada, no tengo nada qué perder”, nos dice al recibirnos apenas unas horas antes de dejar el cargo.

Meza Alcocer hizo uso de una ambulancia para traslado familiar en Atalaya. | LVU


Meza Alcocer no solo se encuentra involucrado en la desaparición de dos equipos de cómputo durante su gestión como jefe de la compañía de Campoverde, también ha sido señalado de realizar una poco transparente Bomberotón en su paso por Atalaya, sin haberse constituido en ese entonces un patronato que permita realizar esta actividad, y por tanto, “no se conocen los resultados de dicha actividad”, según se conoce mediante un documento suscrito por bomberos de Atalaya a la que LVU tuvo acceso. “En Campoverde consiguió que donaran unas botas, 24 pares, para solo seis bomberos. Y eran botas de jardinero”, apunta el saliente oficial.

Según su ficha, Meza no reúne los requisitos para el cargo de comandante departamental. | LVU


Por si fuera poco, el 27 de marzo del 2020, el excomandante departamental, Raúl Lliuya, llegó conduciendo desde la ciudad de Lima, pasando los controles gracias a su pertenencia a la institución bomberil. Días después las compañías en Pucallpa fueron declaradas en cuarentena y al menos seis efectivos fueron contagiados de la entonces mortal COVID-19. La gracia le valió el cargo a Lliuya. Quien iba de copiloto era Meza Alcocer. “Yo pedí su retiro del cargo de entonces jefe de Campoverde, puso en riesgo la salud de todos en la compañía”, sostiene Pretell.


Meza Alcocer tampoco reúne los requisitos mínimos para ser designado a este importante cargo, ya que debería acumular al menos dos años de experiencia como jefe de compañía. El oficial solo tiene cerca de seis meses en este rubro. Además, no ha solicitado prestar servicios en alguna compañía de Ucayali. Esta información se contrasta con su ficha como bombero y la confirman oficiales de Pucallpa que prefieren mantener su nombre en reserva.

Oficiales bomberos de Atalaya solicitan la reconsideración de su designación. | LVU


Este nombramiento continúa una tradición hegemónica y centralista, ya que nuevamente Lima impone al oficial que ellos consideran o por razones oscuras sin tener en cuenta y dejando de lado a los 10 oficiales que están en condiciones de asumir el cargo y que prestan servicios en Ucayali. “Lima siempre impone como si los oficiales aquí carecieran de la capacidad”, añade Pretell, quien hace su última jugada como jefe de bomberos de la región. “Lo que se quiere es que asuma algún oficial que preste servicios en la región, el no lo hace porque yo he sido estricto con el cumplimiento del reglamento respecto del indice del IMC, el hace rato pasó los límites”, finaliza.

Commenti


bottom of page