top of page

Invasiones y ajustes de cuentas: el peligroso mundo de Emilio Oroche

El domingo 21 de enero, en Pucallpa, Williams Castro (28), un sicario confeso llegado de Tacna días antes, disparó contra Juan Márquez (52). Su objetivo real no era otro que el empresario Emilio Oroche (27), a quien -según un testigo protegido- la DIVIAC “le respira en la nuca”. Oroche es actualmente investigado en el Ministerio Público por secuestro y homicidio. Por su parte, el también teniente de los bomberos jura ser inocente. La peligrosa organización a cargo de Oroche, que opera bajo la fachada de Grupo E, ya tendría un nuevo objetivo.


Escribe: Marcio Pérez

Emilio Oroche (27), la Policía le estaría "respirando en la nuca" tras violentos episodios en los que su participación es segura.


El pasado domingo 21 de enero en el asentamiento humano Melita Ruiz de Padilla, en Callería, William Castro (28), natural de Tacna, intentó asesinar de varios disparos al exconvicto y -en sus propias palabras- jefe de operaciones de la empresa Grupo “E”, Juan Márquez (52), quien en el pasado purgó ocho años de condena por traficar drogas. Tras ser capturado por la Policía, Castro confesó ser un sicario contratado por “un tal Hasha”, quien le pagaría $1000 por asesinar al empresario inmobiliario Emilio Oroche (27).  No es la primera vez que atentan contra el joven bombero, en agosto del 2022, cuatro personas fallecieron en un ataque de sicarios contra trabajadores de Oroche en el asentamiento Linda Margarita, a la altura del kilómetro 16 de la Federico Basadre.

Fiscal Rossemarie Ríos de la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Yarinacocha es la encargada de investigar a Oroche.


Márquez narró ante la Policía que iba conduciendo el auto de Oroche y que, al descender del mismo, el sicario hizo un disparo que le rozó la cabeza. Luego el arma quedó trabada y el maleante intentó escapar, sin embargo, su cómplice lo abandonó y huyó en la moto lineal que los llevó hasta la escena del atentado. Mas tarde, Castro fue hallado escondido en una iglesia de la zona. El criminal confesó ser autor de los hechos y señaló que el objetivo de sus balas no era Márquez, sino el joven empresario. Los hechos hoy son materia de investigación y guardarían relación con sucesos anteriores que desencadenaron la apertura de carpetas fiscales que señalan a Oroche como autor de distintos delitos cuyo origen son las pugnas de poder en la mafia que gobierna la compra y venta de predios en los alrededores de Pucallpa.

Oroche reunido con Los Topos del Oriente.


Tierra y sangre

Oroche sería, según la tesis fiscal, un operador de tráfico de terrenos cuyo historial delictivo se remonta años atrás cuando estuvo involucrado en diversos líos que incluyen un episodio particularmente sangriento. En agosto de 2022, cuatro sujetos encapuchados llegaron hasta el puesto de venta del Grupo E, en el asentamiento humano Linda Margarita, zona bajo el control comercial de Oroche, y abrieron fuego contra trabajadores y clientes. En el atentado murieron la abogada Anais Gómez Marichi (34) y el agente de seguridad Franco Ramírez Gómez (39). Además, uno de los hombres fuertes del controvertido empresario, Manuel Pozo Sánchez, resultó herido. Tras ello, Oroche culpó a una clienta que a su vez lo acusó de haberla estafado. En declaraciones a este medio, una fuente protegida aseguró que este sanguinario acto fue un ajuste de cuentas por el control de una organización entonces descabezada tras la captura de su líder, caído y sindicado como uno de los “Topos del oriente”.


Tras ello, el 23 de septiembre del 2022, Oroche alquiló la camioneta Honda HR-V blanca -con stickers a ambos lados- de placa BBH-632 por el importe de S/5 000, vehículo que debía regresar el 29 del mismo mes, y que no fue devuelto, sino que la dueña tuvo que ir a recogerlo al kilómetro 19 de la CFB, en el caserío Raimondi. Quien devolvió la camioneta fue Joel Navarro, otro importante colaborador de Oroche. La camioneta ya no tenía puestas las calcomanías. En la misma zona fue hallado -ese mismo día- el cuerpo de Limber Paredes, a quien le asestaron un balazo en la cabeza y abandonaron. La cuñada del occiso, Karoline Crosby, denunció el día anterior el secuestro Paredes. La mujer narró que eran las 11:30 p. m. mientras transitaban a bordo de un motocarro a la altura del cruce de las avenidas Unión y Laureano del Águila cuando una camioneta blanca con calcomanías les cerró el paso. Del auto bajaron cuatros individuos usando pasamontañas, uno de ellos, de contextura robusta y 1.65 metros de estatura -por sus ojos presume de que unos 30 años-, tenía un arma y luego de fingir ser policías, obligaron a Paredes a subirse a bordo de la camioneta. Los delincuentes enrumbaron velozmente hacia la avenida Centenario.


“Es decir, que dicho vehículo ha sido utilizado para cometer el hecho delictivo investigado, en la que las personas de Junior Emilio Oroche Ríos y Joel Moisés Navarro Paredes, son presuntos responsables”, refiere la investigación de Rossemarie Ríos Delgado, fiscal provincial penal de la Segunda Fiscalía Provincial Corporativa de Yarinacocha. El 13 de diciembre del 2023, Ríos solicitó nueve meses de prisión preventiva para Oroche por el secuestro de Limber Paredes, sin embargo, el juez Jenner García Duran rechazó la medida e impuso medida de comparecencia restringida.

Sangriendo atentado contra trabajadores de Grupo E Inmobiliaria.


Otros roches de Oroche

En enero del 2023, Oroche y cuatro miembros de su organización fueron reducidos y apresados por las rondas campesinas en el caserío Corazón de Soledad. Oroche tenía en su auto lo que era, por decirlo menos, un arsenal de alto calibre. Oroche sostuvo que su presencia se debía a que había pactado una cita con el alcalde de Manantay, Roger Galán. Sin embargo, ni el burgomaestre dio su versión de lo ocurrido ni Oroche supo explicar por qué asistió con tantas armas, sino que atinó a escudarse en la practica del deporte de tiro y su fanatismo nunca negado por las armas. En aquella ocasión, las rondas campesinas sindicaron al “patrón” de querer atentar contra la vida del profesor Galán.


En agosto de ese mismo año, dos sujetos a bordo de una motocicleta lineal abrieron fuego contra los autos y la vivienda de Emilio Oroche.

Controvertido juez Jenner García, quien negó el requerimiento de prisión preventiva para el oscuro empresario Emilio Oroche.


En comunicación con La Voz Ucayalina, el teniente Oroche se defiende y niega todo vínculo con algún ala criminal. “Soy inocente, no tengo nada que ver con eso. Por obra y gracia de Dios, ese día hubo una emergencia. Soy bombero y estuve atendiendo esa emergencia. Las acusaciones son vagas, pero confío en que la justicia y la Fiscalía están haciendo un buen trabajo. No tengo nada que negar. Mi labor es trabajar sin hacerle daño a nadie, y quiero estar en paz”, sostuvo y finalizó “¿Qué empresario no tiene denuncias?”


También en comunicación con este medio, un conocido abogado que trabaja en el rubro inmobiliario dio a conocer que Emilio Oroche, quien trabaja con su hermana, Dulce Oroche, tendría puesta la mirada sobre nuevos predios cercanos a su área de acción. La situación de Emilio Oroche revela la compleja y oscura trama de los conflictos de tierra, uno de los mayores problemas de la región, y ajustes de cuentas en un escenario donde la ola de criminalidad aumenta sin medida, afectando la ya debilitada seguridad de Pucallpa, mientras autoridades policiales, políticas y judiciales solo lo ven con mortal indiferencia e inacción.

Comentários


bottom of page