top of page

Las brujas de Jativi: Leonardo Mallqui traiciona a Celia Prado y Acción Popular

El pasado sábado 23 de marzo, un grupo de correligionarios de Acción Popular se reunieron en la cafetería local Jativi. Durante el cónclave, la excandidata Celia Prado increpó a Leonardo Mallqui por desentenderse de la ruta que el partido tenía para la región. El consejero plagiario prefirió seguir tecleando con “Los berracos del Consejo” e ignorar a “La palita”. Mallqui aseguró a algunos correligionarios que pronto habría “chamba para todos”.


Escribe: Marcio Pérez

Líos y división son moneda corriente al interior de Acción Popular.


El consejero regional Leonardo Mallqui, quien ha sido sindicado de plagiar el 98 % de su tesis y querer beneficiar a sus amigotes en el Procompite, asistió a un cónclave de correligionarios el sábado 23 de marzo. El lugar elegido fue la cafetería Jativi, en donde continuamente se reúnen políticos y funcionarios de diferentes entidades, y el tema a conversar fue la conformación del comité electoral con miras a las elecciones internas. Sin embargo, la cita, a la que asistieron Celia Prado, Elvis Vergara, Teddy Arbe, Miguel Dávila, entre otros, sirvió como plataforma perfecta para la catarsis que hace mucho se debían los seguidores del expresidente Fernando Belaúnde.


“Leonardo Mallqui nunca llamó siquiera a dar las gracias, a pesar de haber sido un tipo que jamás hizo campaña, no asistía a la mayoría de actividades, el cargo le cayó del cielo”, sostiene para La Voz Ucayalina uno de los correligionarios que asistió al controvertido cónclave. “La elección de Mallqui como candidato 1 al Consejo fue arbitraria y casi por presión”, narra. Y es que, según el excandidato, la facción del partido a la que pertenecen Elvis Vergara -conocido “niño”-, Jack Francheli, Carlos Pinedo -hoy trabajador del PRIM-, amenazó a Prado con impedir la inscripción de su lista si no incluían a sus candidatos.


La ingratitud de Mallqui ya es conocida al interior del partido, en el que no ven con buenos ojos al grupo de Vergara y compañía. “La intención es la de siempre, ellos están copando los puestos para hacer caja y postular a Yarinacocha, en contra de lo que el partido en su conjunto quiere”. Mallqui habría sido tildado de sinvergüenza tras revelar su intención de controlar el comité electoral y elegir a sus miembros. Tal es así la “chilla”, que Celia Prado habría amenazado con no postular con la pala de darse una situación similar a la de las elecciones pasadas.


Otro punto que desató que se acreciente el cisma al entre la excandidata y el actual presidente del Consejo Regional es la contratación de Carlos Pinedo en el Programa Regional de Infraestructura Multisectorial (PRIM). Pinedo fue contratado a pesar de que en la campaña traicionó a su partido y se llevó a su “equipo de troles” a trabajar al servicio de Antonio Marino. En el pasado, Pinedo saltó a la fama también por protagonizar un bochornoso video en el que se le aprecia en estado de ebriedad vociferando frases sinsentido.

Tampoco es un secreto que, en una reunión en Yarinacocha, el exregidor Jesús Araujo llamó traidor a Mallqui, y tras discutir fuertemente lo invitó a “salir a la calle a arreglar sus diferencias”. Araujo no es precisamente un santo, durante la campaña se reveló que el entonces candidato maltrató a su expareja por lo que no solamente fue denunciado, sino que recibió una orden del juzgado de mantener distancia de ella, ello sin contar una sentencia por conducir ebrio.


La semana pasada, Mallqui denunció al gobernador y a la cúpula del GORE Ucayali, por “no cumplir la ley” al no otorgarles una millonada para “fiscalizar”. Con ese dinero se dejarán de construir al menos seis colegios, advierten desde la entidad regional, sin embargo, Vergara -acérrimo impulsor de la medida aprobada en julio del 2023- y Mallqui, tienen otros planes para esa plata. “Mallqui ha prometido trabajo a varias personas, ingenieros y arquitectos, cuando ya tenga presupuesto para fiscalizar”, advierten desde el seno de la “lampa”.


Así están las cosas en el partido del dos veces presidente Fernando Belaúnde, quien, sin duda, se volvería a morir de ver lo que han hecho sus herederos políticos en la región Ucayali.

Comments


bottom of page