top of page

Meza de partes: inminente caída de licitación de la Escuela de Arte

La latente caída de la licitación que otorgó la buena pro al Consorcio San Juan Bautista -integrado por una cuestionadísima empresa investigada por lavado de activos cuyo representante estuvo preso este año- para construir la nueva sede de la Escuela Meza Saravia, agudiza la crisis en la gerencia de Infraestructura, cuya cabeza invisible también sería responsable de permitir una ceremonia de primera piedra sin valor. Alumnos y docentes volvieron a tomar el frontis la sede del GORE en donde anuncian acamparán hasta que se dé una “segunda piedra”.


La Voz Ucayalina

No hay primera sin segunda. Meza Saravia se convierte en el dolor de muelas de fin de año para el GORE.


La crisis en la gerencia de Infraestructura del GORE Ucayali se acrecentó este último lunes, luego de que distintas fuentes confirmaran a este medio que la licitación por más de S/45 000 000 para edificar la moderna sede de la escuela de arte Meza Saravia “se cayera”. Al lío que se generó por la falta de documentación correcta -no presentar carta fianza y querer modificar la forma de asegurar la solvencia del proyecto a través de una argucia legal que admite una retención del 10% en el pago de cada valorización- se sumó un escándalo dado a conocer por algunos medios en la víspera.

Alumnos y docentes celebraron el 9 de noviembre la buena pro.


Rony Díaz, empresario huanuqueño y representante legal de Rony Díaz Contratistas EIRL, fue detenido en marzo pasado, junto a una serie de exfuncionarios del Gobierno Regional de Huánuco, liderados por el exgobernador Juan Alvarado. La acusación contra la exautoridad de la vecina región incluyó en su momento al hoy asesor de la Mancomunidad Amazónica, Luis Briceño. Diaz fue acusado de ser testaferro del sobrino de Alvarado y lograr a través de esa amistad, contratos por varios millones de soles. Uno de ellos sería el contrato por más de S/15 000 000 que Briceño -en calidad de gerente regional de Huánuco- firmó con Rony Díaz para la el mejoramiento del colegio Tupac Amaru II Panao, en 2020.


Briceño y Diaz también firmaron el contrato para la creación del camino vecinal de Monopampa-Abra Alegría- Shotoj-puente Chorropampa en Pachitea, obra que costó más de S/25 000 000. La empresa en mención también ganó una licitación con la Municipalidad Provincial de Ambo por más de S/12 000 000. Diaz y Briceño son actualmente investigados por Marco Matos, fiscal especializado en delitos de funcionarios de Huánuco.

Gambini aprovecharía la crisis para limpiar la casa.


Descubierto el pasado de este cuestionado empresario, la alta dirección del Gore empezó a dudar sobre la viabilidad política de firmar este contrato. No solamente eso. Sino que expuesto el grave problema, hoy los alumnos de Meza Saravia y sus docentes retomaron la vigilia permanente en los exteriores de la sede central del Gobierno Regional de Ucayali exigiendo una “segunda piedra” con un contrato ya firmado que asegure encaminada la construcción de su nuevo centro de estudios.

Contrato firmado entre Luis Briceño y el cuestionado por organización criminal Rony Díaz.


La responsabilidad de haber procedido con una ceremonia en la que participó el gobernador Manuel Gambini sería del subgerente de obras y actual encargado de la gerencia de Infraestructura, ingeniero José Vásquez. Sería él quien aseguró que luego de la buena pro la firma del contrato estaba asegurada y por eso procedieron con la organización de la ceremonia protocolar. Fuentes al interior de la entidad han asegurado a este medio que la máxima autoridad regional evalúa las siguientes acciones en el particular. Sin embargo, “dar la cara” sería la opción más viable, además, claro, de remover a los responsables de la metida de pata.

Rony Díaz, investigado por lavado de activos y organización criminal, licitó obras en gestión de Juan Alvarado mientras Luis Briceño era gerente regional de Huánuco.


Mientras tanto, en la otra orilla, los contratistas aseguran estar esperando un informe milagroso que permita que se prosiga con la firma del contrato. Aunque, la posición para el GORE es bastante incómoda, ya que de darse la firma el cuestionamiento irá sobre la empresa que ejecute la obra y el más mínimo error será aprovechado para lanzar barro contra la autoridad. Por otro lado, de terminar de “caerse” el contrato, el descontento de los alumnos y la población ante lo que consideran una “tomada de pelo”, serán un asunto de crisis mediática cuanto menos preocupante.


Por lo pronto, el gobierno regional tiene pocas horas para pronunciarse sobre este caso y dar a conocer las acciones que -sin duda- tendrán impacto en la imagen de la gestión al final de un primer año lleno de impasses, de los que la mayoría tienen que ver con obras y retrasos en ellas. Es decir, la Gerencia de Infraestructura, descabezada desde el alejamiento de Cleofás Sánchez, por la que desfiló también un investigado por organización criminal traído de Ancash y hoy está a cargo de un funcionario sin la experiencia y manejo necesarios, no hizo sino generar una mayor deuda y convertir una obra de relevancia social y económica, en la chacota política del momento.


Commenti


bottom of page