top of page

Sobreregulación laboral y menos formalización: 13 proyectos de ley desacelerarían el desarrollo

13 proyectos en la Comisión de Trabajo del Congreso, que presidirá el Bloque Magisterial, atropellan los derechos de la clase trabajadora formal e impiden que el país se desarrolle a paso ligero. Expertos aseguran que estas iniciativas buscan favorecer intereses personales.

La sobreregulación de los trabajadores formales le podría costar al Perú la pérdida de pequeñas y medianas empresas que hacen un sobreesfuerzo para pagar a tiempo sus impuestos al Estado. Asimismo, puede provocar un incremento de su tasa de informalidad, la cual se mantiene en 74%, según cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).


Pese a ello, parece que los congresistas no ven la realidad del país, pues no son capaces de proteger los derechos laborales sin actuar en detrimento de los empleadores formales. Esto se demuestra con las 13 iniciativas legislativas que próximamente serán discutidas en la Comisión de Trabajo del Congreso de la República. Si bien algunos de estos proyectos buscan ayudar a ciertos sectores de la población al ofrecer licencias o bonificaciones, lo cierto es que también podrían desacelerar el desarrollo y crecimiento del Perú.


Un claro ejemplo de ello, es el caso del proyecto de ley que permitiría que las trabajadoras puedan ausentarse de su centro de labores al presentar fuertes cólicos durante el periodo menstrual. Para el socio del estudio Vinatea & Toyama, Jorge Toyama, esta propuesta solo vuelve un trámite burocrático el permiso o descanso solicitado por una dama durante la menstruación.


Incluso, el jurista aseguró que, “en la práctica, esos temas se resuelven por confianza entre la trabajadora y el empleador o mediante un descanso médico”. Por ello, considera que no es conveniente sobrerregular una acción que le restaría productividad y ganancias a la empresa.


Otra iniciativa que atenta contra el progreso del país es la regulación del despido de trabajadores bajo el “periodo de prueba” o las utilidades que puede recibir un empleado tercerizado. En el primer caso, se le restaría autoridad a la compañía de separar a un personal que, por motivos estrictamente personales, no es capaz de acoplarse al ritmo de trabajo, mientras que, en el segundo caso, se podría estar otorgando una doble bonificación a un mismo trabajador sin considerar su desempeño en el cargo.


Se espera que estos proyectos sean analizados con sumo cuidado por los legisladores que integran la Comisión que hoy preside Pasión Dávila (Perú Bicentenario). De lo contrario, solo se estaría tomando en cuenta la voz de los sindicatos y no el real beneficio que las mypes puedan obtener.


Fuente: VIGILANTE.PE


Comments


bottom of page