top of page

Coctel de camarones

Durante la preparación del #ceviche más grande de la #Amazonía, Manuel #Gambini se rodeó de funcionarios que siguen en la mira de la #Fiscalía por presuntos delitos de #corrupción. Por su parte, el consejero de oposición Javier Bonilla prepara una serie de denuncias de las que no se libraría ni el mismo gobernador. Mañana, el jefe del #GORE viajará al lejano distrito de #Tahuanía, en Atalaya, como si buscara escapar de los resultados negativos que arroja una encuesta próxima a publicarse.


Escribe: Hugo Enrique Alejos

Gambini se resiste a remover de sus cargos a funcionarios seriamente cuestionados. | Foto: Hugo Alejos



La tarde del último sábado, el gobernador Manuel Gambini asistió a uno de los eventos más esperados de Semana Santa: la elaboración del ceviche de paiche más grande de la Amazonía. Pero a los cientos de personas que llegaron expectantes al Open Plaza, en Callería, para degustar lo preparado por la máxima autoridad regional, se les fue el apetito apenas vieron que este iba acompañado de una corte conformada por investigados por corrupción.


El “selecto” grupo de funcionarios -intocables al interior de la gobernación- lo encabezaban el jefe de la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo, Wilber Trujillano, y su mujer Jessica Navas, titular de la Gerencia Territorial de Purús. Ambos protagonizaron el mes pasado, en plena jornada laboral, una escena de celos que terminó en una pelea de callejón en las mismas instalaciones de la Dircetur. Y nadie dijo nada.


Trujillano se mostró atento con su mujer, la gerente de Purús, Jessica Navas con quien protagonizó un escándalo de infidelidad días atrás. | LVU


LA PAREJA PERFECTA


Poco antes de que llegara el Viernes Santo, Gambini apartó de su gestión a trabajadores que no cumplían con el perfil y habría decidido la “crucifixión” de algunos funcionarios, mientras los restantes se ufanan de contar con su respaldo pese a los escándalos que puedan hacer. Es el caso de Trujillano, quien ha conseguido hipnotizar al líder del cacao, y Navas, la “amiguísima” del Gobierno regional. El funcionario -que no muestra aún las cifras que dejó su costosa campaña por carnavales- ha sabido controlar y ocultar los líos de faldas que lo envuelven y que no son secreto para nadie. Navas, su esposa, se encargó de agredir salvajemente a una trabajadora de la Dircetur a quien llamó “perra roba maridos” en reiteradas ocasiones, de acuerdo al parte policial.


Parece ser que a Trujillano y Navas, conocidos en la región como “la pareja perfecta”, no les asusta nada debido a su buena relación con Gambini, quien, a pesar de estar enterado de la complicada situación de ambos, ha decidido hacerse de la vista gorda para que no le salpique el escándalo, sobre todo porque sabe que el binomio volverá al banquillo de los acusados en menos de lo que canta un gallo. Y es que el juicio oral contra Trujillano y su esposa, por presuntamente haber malversado casi medio millón de soles, está a punto de empezar.


El entorno del gobernador coincide en que Gambini sigue bajo el hechizo de la jefa de la Gerencia Territorial de Purús. Navas, quien pasó por la vicegobernación pasada sin pena ni gloria, cuenta con la “caja chica” de la Dircetur para formar “alianzas” con el sector vendido de la prensa regional que le aplaude todo. Pero ninguna artimaña pudo detener la hemorragia. A Navas no le habría gustado nada las publicaciones sobre su triángulo amoroso, y por medio de emisarios habría mandando a comprar el silencio de la supuesta “amante” y así desaparecer la denuncia de los registros de la PNP. Altos funcionarios del “ala técnica” de la gestión Gambini coinciden en señalar que su despido -aunque sea “simbólico”- ayudaría a menguar el impacto de las denuncias que pesan sobre sus funcionarios de confianza.


Pochita Rodríguez lució despreocupada a pesar de conocer que la PNP Anticorrupción le sigue los pasos. | Foto: Hugo Alejos


SALVADA POR LA CAMPANA


Durante el evento del Open Plaza acompañó a Gambini un viejo conocido de la política regional: el actual titular de la Dirección de Producción, Mariano Rebaza, el caserito de los medios de comunicación durante la primera gestión del cacao. Rebaza saltó a la infamia luego de ser ampayado haciendo uso de la camioneta que le asignó el Estado con fines personales y de campaña. Ello le valió una investigación en el área anticorrupción del Ministerio Público. También buscó, al igual que Navas, tentar la gobernación con el respaldo de Fuerza Popular. Jamás se concretó.


La pasarela de funcionarios cuestionados también incluía a la alcaldesa de Yarinacocha, Katherin Rodríguez. A Pochita la intervino la Policía Anticorrupción la noche del Jueves Santo. La encontraron de la mano con la regidora distrital Jacobeth Rojas, otra íntima del gobernador. Más de 30 efectivos de la Policía y la Fiscalía ejecutaron un operativo siguiendo rastros y pistas que anunciaban la presunta comisión del delito de peculado de uso. Luego del “campanazo” sobre el “apoyo” de personal y maquinarias de la comuna para trasladar a una familia -el comunicado de la entidad los catalogó “de bajos recursos”-, allegados a la gestión de Pochita aseguran que se trataría de familiares de la regidora Rojas. Los agentes del orden patinaron. La victimización consecuente ensombrece aún más el panorama. Desde la Dirección Contra la Corrupción (Dircocor) sostienen que las investigaciones en contra de la autoridad continúan.


Gambini cada vez más cerca de bailar solo. | Foto: Hugo Alejos


¿SOLO O MAL ACOMPAÑADO?


A pocas horas de cumplirse los 100 primeros días de gestión, Gambini, quien finalmente separó del cargo de director del Hospital Regional de Pucallpa a Lucas Borja, también decidió la salida del actual gerente de la Gerencia Regional Forestal y de Fauna Silvestre (Gerffs), Orlando Tang, quien será reemplazado por el extitular de Agricultura, Mario Dolci. La gerencia con mayores problemas de índole forestal y que año a año presenta un desmedido avance de la tala ilegal sobre el territorio ucayalino deberá revertir esta situación. No pasan desapercibidos la cabeza de la ARAU, Grober Panduro, y el gerente de Desarrollo Económico, Juvenal Cervantes.


El gobernador tampoco estaría conforme con el trabajo realizado en el sector Educación, que actualmente coloca a Ucayali en el penúltimo lugar en todas las áreas a evaluar. Salud, sector clave para el Colorao, también sufre las consecuencias de una mala administración de funcionarios. Las desavenencias con el médico Benjamin Paredes podrían acelerar su salida y una nueva crisis monumental.


A inicios de la semana pasada, corrió como reguero de pólvora el rumor de la salida de Luis Vela de la Gerencia General Regional. El alto funcionario -a quien la facción “secundaria completa” del GORE critica por “tener buenos contactos”- negó tal versión y sostuvo que el gobernador encargó una evaluación de los gerentes y directores de cara a la presentación, a fines de abril, de su hoja de ruta con miras a establecer las metas de su gestión. Anunció también que recientemente el MEF desembolsó el presupuesto necesario para la contratación de los CAS directivos, que servirán para hacerse de un buen subgerente de Obras, la reactivación de la Gerencia de Pueblos Indígenas y concretar la contratación de un jefe de Imagen Institucional.


En comunicación con este medio, el consejero Javier Bonilla sostuvo que la salida de algunos funcionarios no soluciona la falta de transparencia y probidad de la gestión Gambini. En ese sentido, Bonilla anuncia la presentación de un informe que detalla las presuntas irregularidades y falta de idoneidad de las personas que ocupan puestos claves en la institución, a fin de que se inicien las investigaciones que, sin duda, podrían conducir al líder del partido del cacao a ser investigado de acuerdo a ley. Gambini, visiblemente confundido por la serie de eventos en los que debe dar la cara con personajes investigados y cuestionados, se estaría haciendo la idea de “caminar solo”.



Comments


bottom of page