top of page

Obrero de la MPCP murió luego de arrojar sangre por la boca

Compañeros de trabajo denuncian que fallecido fue obligado a trabajar pese a estar enfermo, mientras, municipio emitió un comunicado deslindando responsabilidad con lo sucedido.



La tarde del lunes pasado se convirtió en trágico momento para la familia de Manuel Ortiz Valera, obrero de la Municipalidad provincial de Coronel Portillo, quien minutos antes de perder la vida, fue grabado por sus compañeros de trabajo arrojando coágulos de sangre por su boca.


En las imágenes, que rápidamente comenzaron a circular por las redes sociales, se puede observar como Manuel Ortiz Valera, quien laboraba en el Área de Mantenimiento Vial, era auxiliado por un compañero de trabajo mientras expulsaba abundante sangre por su boca, por lo que fue de inmediato trasladado al Hospital Regional de Pucallpa, donde los médicos no pudieron hacer nada más que certificar su deceso.


De inmediato a nuestra redacción se comunicaron compañeros de trabajo del obrero quienes manifestaron que Manuel Ortiz Valera, había manifestado que se sentía mal de salud, pero ante la condición laboral que mantenía con la institución municipal y el miedo a perder su trabajo, continuó con sus labores de parchado de vías.


Tuvieron que transcurrir casi siete horas de lo sucedido para que la municipalidad provincial de Coronel Portillo emitiera un comunicado en el que confirmo que Ortiz Valera prestaba sus servicios bajo la modalidad de locación, además de deslindar cualquier responsabilidad con el deceso del obrero municipal.



En parte del comunicado se manifiesta que: (… hasta antes de todo lo sucedido, el Sr. Manuel Ortiz Valera, en ningún momento comunicó sentirse delicado de salud, tal es el caso, que realizó sus labores con toda normalidad.), hecho que como mencionamos fue rechazado por sus propios compañeros que por temor a sufrir represalias pidieron no exponer su identidad.


A esto se suma que en una manifestación hecha por el sindicato de trabajadores y obreros de servicios públicos, los dirigentes manifestaran que son obligados a trabajar sin los elementos de seguridad necesarios ante la situación de pandemia por el coronavirus, por lo que mucho de los trabajadores se contagiaron, responsabilizando a Rafael Paredes Delgado quien es gerente de servicios públicos.


Pese a que la municipalidad mencionara en su comunicado que brindara apoyo a la familia del occiso, su esposa mencionó que no recibió apoyo con los gastos del velatorio y posterior entierro, además, confirmó que Manuel Ortiz Valera ya presentaba un deterioro en su estado de salud, “yo le dije que pida permiso porque no se sentía bien, y él me contesto que ya lo intentó pero que no le querían dar permiso, que si no asistía lo iban a sacar de su trabajo, yo le pedí que renuncie, si hubiera renunciado no hubiera muerto así”, manifestó.


Sin duda un caso en el que el deslinde de responsabilidad de la MPCP deja mucho que desear, pues señalan con el mayor desparpajo, que los síntomas del trabajador fueron “repentinos”.


Samir Linares

Comments


bottom of page